noticias, proyectos y experiencias TIC

7 jun. 2010

Carta a los editores de libros de texto

Jordi Adell vuelve a dejar claras sus ideas y opiniones, de las que siempre aprendo y suelo compartir, en una nueva entrada de su blog:

Carta a los editores de libros de texto

Gracias, Jordi, por este nuevo escrito que no sólo es una protesta sino que, con claridad, ofrece pautas para la reflexión y el cambio de mentalidad. Para los editores, por la suscripción que hacen de una terminología próxima a la perversión del lenguaje de los políticos, la relación entre "piratería" y "creación" no tiene desperdicio; tanto más en un país en el que los continuos cambios legislativos en educación han arrastrado a las editoriales a un corta y pega que ha despojado de coherencia sus "unidades didácticas". Para ciertos profesores instalados en repetir (o aburrir) eternamente la secuencia de sus cuadernillos amarillentos. Para todos, porque nos recuerdas la necesidad de dudar, cuestionar, pensar, argumentar y compartir.
 
Creo que es cierto que el libro digital no existe, o no debería existir tal y como se está configurando con la urgencia habitual de quienes dejaron hace mucho de ser editores (lectores críticos sin miedo al riesgo) para ser gestores del mercado editorial o inductores de necesidades ficticias, y así nos va.

 
Esta nueva crisis, gestada lentamente con ecos medievalizantes, nos está dejando un margen de maniobra nada despreciable, la conciencia de compartir recursos, aquel "librillo" que cada cual tenía y tiene. Esta nueva imprenta que es Internet puede convertirse en el "renacimiento" que necesita nuestra educación lastrada por inercias, intereses y monotonías.

 
Ahora necesitamos aunar esfuerzos para trazar una red transitable, para señalizarla de forma que el caminante (padre, alumno, profesor) se acostumbre a los senderos que se bifurcan. Hablan de piratería los que pretenden ponernos un parche en cada ojo con documentos en pdf que antes fueron impresos en papel, reformulados por autores en esa trampa y negocio editorial de la "autoría colectiva" que les ha servido y sirve para no pagar derechos de autor. ¿Cuántos libros de texto, enciclopedias, colecciones de fascículos se han reeditado interminablemente sin que sus autores obtuvieran el más mínimo beneficio? Y nos hablan de piratería quienes siguen generando los mismos ejercicios estructuralistas que ahora nos quieren vender en forma de Hot Potatoes o similares. O pretenden que los creemos nosotros en sus plataformas sin posibilidad de descarga, ¿cómo los utilizarán después?

 
Los contenidos digitales deben estar vivos en Internet, el libro tal como lo conocemos es el resultado de una encuadernación, ahora podemos encuadernar como nos da la gana, sin costuras o sin encolados a la americana en edición de bolsillo. Lo que necesitaremos serán buenos índices de programaciones y propuestas compartidas. 

 
El profesor es, entre otras cosas, un artista del collage y la tecnología nos facilita la labor, la cuestión es si nos atreveremos nuevamente a ser intérpretes de partituras colectivas y generosas para transmitir un conocimiento del que debería disfrutar todo el mundo.
 

La industria editorial deberá replantear su negocio, no por culpa de los educadores, sino porque ha descuidado aquel espíritu que animó a los antiguos impresores. Si a los editores no les ha dado pena que desaparecieran los linotipistas primero y después los correctores ortográficos y de estilo de sus plantillas, ¿por qué razón debemos sufrir nosotros por los editores? Que busquen un camino renovado y acorde con los nuevos tiempos y las nuevas realidades, saldremos beneficiados todos. Especialmente los alumnos que, como no votan, son el pasto ideal de la demagogia política, para nuestra desgracia. 

http://elbonia.cent.uji.es/jordi/2010/06/06/carta-a-los-editores-de-libros-de-texto/
 

No hay comentarios:





Creative   Commons License


Los contenidos de este blog están bajo una licencia
Creative Commons si no se indica lo contrario.